Una pequeña muestra del periodismo español

Minientrada

El pasado 19 de abril, el Presidente ecuatoriano Rafael Correa mantuvo una entrevista con la periodista de La Noche en 24 horas, Ana Ibáñez. Esta entrevista ha hecho que el Presidente Correa vuelva a la palestra en los medios españoles, como ya sucediera hace tiempo con la entrevista que concediera a Ana Pastor

De entrada, destaca el gran número de veces que Ana Ibáñez interrumpe al Presidente, tanto como para preguntar por una cosa diferente a la que acababa de preguntar, como para interpretar las respuestas del mandatario ecuatoriano. Por ejemplo, cuando la periodista pregunta al dirigente sobre el paro: Correa hace un interesante análisis sobre el sistema que lleva a estos niveles de paro, pero la entrevistadora rápidamente le corta para puntualizarle que quiere que exponga las oportunidades de negocio y trabajo que tiene Ecuador, que “este es un buen escenario para vender el país”. Para esto se alega que las noticias sobre el paro están a diario en las televisiones y los debates en la calle, lo que no deja de ser cierto, aunque le falte añadir que, aunque tengamos todos los días noticias nos falta saber los motivos del paro, ¿Por qué hay tanto paro? Ningún medio de comunicación, de los que el sistema financia, está dispuesto a explicarnos (o, en su defecto, dejar que nos expliquen) el motivo por el cual en este sistema económico hay niveles de paro tan altos, o el sinsentido de que haya casas sin gente y gente sin casas.

Los medios de comunicación españoles, acostumbrados a que los políticos españoles respondan rápidamente a la pregunta y, muchas veces, sin dejar nada claro, se encuentran con un obstáculo cada vez que entrevistan a un político de América Latina. Dirigentes sin pelos en la lengua, que denuncian las injustucias del sistema económico y que, además, les gusta extenderse en sus respuestas. De este modo vemos como Rafael Correa le pide tiempo a la periodista para responder tranquilamente y tiene que ser Ana Ibáñez la que corte al Presidente ecuatoriano. Vaya diferencia con los políticos de este país, donde el Presidente se esconde tras una televisión o huye por la puerta de atrás del Senado cuando la prensa le pregunta.

La extraña censura en Ecuador

correadespisteLos momentos más tensos de la entrevista llegan con el tema más recurrente en las entrevistas a Correa, los medios de comunicación. El mandatario ecuatoriano no entiende que se hable tanto de esto, y hace lo hace constar en la entrevista. Ana Ibáñez le responde que “es un tema que a la gente le interesa”. Correa, sin dudar un segundo afirma que “No, le interesa a los periodistas”. Y no le falta razón, una de las técnicas más utilizadas por los medios vender sus preocupaciones como preocupaciones generales de la población. Así pues, si observamos las preocupaciones de los ecuatorianos (encuestas de diciembre del 2011)  podremos ver que la delincuencia, el desempleo o la inseguridad son las principales preocupaciones, donde ni siquiera aparecen los medios de comunicación

Pero Ana Ibáñez va más allá, y pone como ejemplo de censura en Ecuador la expropiación de la Televisión TC. Pero, como le explicó el Presidente Correa, no se trata de una censura o un cierre. Esa televisión pertenecía al banco más grande del país, que posteriormente quebró y sus dueños están fugado en EEUU (Estados Unidos acogiendo delincuentes, ¡Sorpresa!) dejando una deuda con el Estado. Esta deuda se cobró mediante expropiaciones de las diferentes empresas pertenecientes al banco, incluyendo la televisión, donde una parte de las acciones se vendió a los trabajadores. Es decir, que un banco quiebra, sus dueños se dan a la fuga dejando una deuda con el Estado (y, por consiguente, con todos los ecuatorianos) y el Estado cobra esa deuda mediante expropiaciones, facilitando a los trabajadores que sean accionistas para que no dependan de nadie. Eso es censura, es mejor que los medios pertenezcan a ladrones fugados en otro país antes que a los trabajadores.

Curiosa censura.

Anuncios