Miguel Hernández, ejemplo perfecto de la Transición.

Hace unos días el Tribunal Constitucional denegaba el recurso presentado por la familia de Miguel Hernández, que pedía la inconstitucionalidad de la resolución del Tribunal Supremo, que inadmitió la demanda de la revisión de la sentencia. La pena de muerte, bajo juicio sumarísimo y sin ningún tipo de garantías (como todos los juicios franquistas), que costó la vida a Miguel Hernández, no supone una “violación de un derecho fundamental” para el Tribunal Constitucional.
 
No hay mejor ejemplo para definir la Transición española. ¿Qué ha cambiado? Un tribunal franquista que “juzgó” y mató a sus ciudadanos por su ideología, 72 años, y una Transición, después, no supone una violación del derecho fundamental. 
 
Repito, ¿Qué ha cambiado? ¿Para qué sirvió la Transición?

"Muero persona por honrada. Que mi nombre no se borre de la historia"

Concha Carretero, compañera de celda de las Trece Rosas, durante un homenaje
 
Pasados cuatro meses del fin de la Guerra Civil, se vivió uno de los episodios que marcaría el porvenir de lo que sería la época más oscura de la historia de España. El Consejo de Guerra del 3 de Agosto de 1939 dictó 56 penas de muerte, entre las que se encontraban las Trece Rosas, acusadas de reorganizar las Juventudes Socialistas Unificadas y el Partido Comunista de España. Este sería un capítulo más de la represión fascista en nuestro país, pero el hecho de que se fusilaran a trece mujeres (originalmente catorce, pero uno logró evadir la pena de muerte), y de ellas, nueve menores de edad (establecida a los 21 años en aquella época), no pasó desapercibido.

Hoy, 73 años después, el espíritu de las Trece Rosas debe de permanecer entre nosotros. Ante una sociedad que vive anestesiada de su pasado. Un pasado necesario de conocer y esclarecer, para poder hacer justicia. Una justicia que siguen empeñados en negarnos. Mientras que miles de personas que dieron su vida por la democracia siguen enterrados en fosas comunes (España sólo es superada en fosas comunes por Camboya), Manuel Fraga, hombre del régimen y ministro que dictó sentencias de muerte durante la dictadura, es enterrado con todos los honores.
 
La Historia pondrá a cada uno en su lugar, y, los nombres de las Trece Rosas no se ha borrado en la Historia.  Ana López Gallego, Victoria Muñoz García, Martina Barroso García, Virtudes González García, Luisa Rodríguez de la Fuente, Elena Gil Olaya, Dionisia Manzanero Sala, Joaquina López Laffite, Carmen Barrero Aguado, Pilar Bueno Ibáñez, Blanca Brisac Vázquez, Adelina García Casillas y Julia Conesa Conesa.
Trece rosas rojas, las trece rosas,
eran trece las llevaba en camión,
las bajaron a golpes y nerviosas
estrecharon sus manos en el paredón.
Trece rosas rojas, las trece rosas
y delante los fusiles del pelotón
iban a matarlas y victoriosas
gritaron: ¡República y Revolución!
Blanca, Carmen, Virtudes, Avelina,
Dionisia, Luisa Martina, Victoria,
Pilar, Julia, Ana, Elena, Joaquina,
Trece rosas rojas, en la memoria,
trece rosas rojas en la retina,
roja sangre que escribió la historia.
* Autor del poema: Aitor Cuervo Taboada

La perversión del lenguaje

Todos, alguna vez, maquillamos nuestras palabras para que suenen mejor, o, simplemente para que las malas noticias no suenen demasiado fuertes. Pero, actualmente, esta práctica se está llevando hasta límites insospechados en todos los ámbitos de la vida pública.

Un claro ejemplo es la crisis económica  y su tratamiento en los medios de comunicación. Pues, la mayoría de la población sabe que una subida de “la prima de riesgo” no es buena para la economía, pero, ¿Realmente sabemos lo que es la prima de riesgo? ¿Sabemos por qué sube o baja?. Los expertos en economía afirman que nos encontramos ante un “crecimiento negativo de la economía”, es decir, que crece pero hacia abajo, en el sentido contrario. Paradójico. Ya no se deja de pagar, ahora las administraciones públicas “desinvierten”. Todo esto llegó a su extremo cuando, por todos los medios, el Partido Popular se negó a usar la palabra ‘rescate’ para definir los 100.000  millones de euros que iba a recibir por parte de la Unión Europea. “Línea de crédito”, “Solidaridad europea” o “Una ayuda en condiciones extremadamente favorables” fueron algunos de los calificativos que recibió el ‘rescate’. Este tratamiento adquirió gran importancia, incluso fuera de nuestras fronteras, ya que el diario inglés The Times, tituló “Tú dices tomate,  yo digo rescate” para burlarse de la negativa del Gobierno español a usar ‘rescate’.

Así pues, el Gobierno ya no sube el IRPF, sino que hace “un recargo temporal de solidaridad”. Tampoco sube el IVA, es “una subida de impuestos en términos hacendísticos”. La amnistía fiscal mediante la cual los capitales que hayan defraudado a Hacienda pagarán el 10% para que sus capitales sean legales, según el ministro, es una “regularización de los activos ocultos”.Tampoco se ha abaratado el despido mediante la última reforma laboral, sino que “Se han flexibilizado las condiciones de la jornada laboral” (muy recomendable la portada de la revista El Jueves del 13 de Febrero de 2012 para ejemplificar esto).

Esta práctica también es muy  frecuente en los grandes medios de comunicación, tanto es así que las mujeres ya no abortan, “interrumpen voluntariamente el embarazo”. Por ejemplo, en las últimas elecciones griegas en todos los medios de comunicación se calificaba al partido Syriza como “izquierda radical”.Pero, ¿No sería más acertado calificar de radicales a dos partidos como Nueva Democracia (equivalente al PP griego) y PASOK (equivalente al PSOE griego) que falsearon sus cuentas para entrar en la Unión Europea, y luego aplicaron unas políticas que han llevado al país a la ruina?.  Igualmente, en nuestros días ya no hay guerras, sino que hay “intervenciones militares” o “inclusiones aéreas”. En dichas guerras tampoco hay muertos,  sino que hay “daños colaterales”. En tal caso, podríamos afirmar que, desde la Guerra Civil española, hay 150.000 “daños colaterales” en las cunetas de toda España. Por supuesto, las bombas que antes se usaban para destrozar ciertos lugares, o matar personas, ahora son “misiles inteligentes”, es decir, que matan a más gente.

Este uso perverso del lenguaje también sirve para justificar cierto tipo de conductas. Por ejemplo, en los países occidentales, salir en procesión con una cruz, por ejemplo para que llueva, es una práctica común, y se acepta como parte de una religión. Pero, los indígenas que bailan alrededor de un fuego para ahuyentar sus males, no es más que superstición.  Del mismo modo que aceptamos el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón en el año 1492, aunque ya hubiera allí gente viviendo. Parece contradictorio…

“Decir la verdad siempre es un acto revolucionario”, así que, por favor, seamos revolucionarios, digamos la verdad, sin disfraces ni adornos, nos entenderemos mejor, y lo agradeceremos.

República, 2012.

14 de Abril. Día marcado en el calendario republicano.
Hoy hace 81 años que se proclamó la II República en España. Tras varios años de una monarquía corrupta que, incluso, apoyó y colocó a Primo de Rivera al frente de una Dictadura Militar durante años. Una monarquía que fue derrotada en las urnas. Y, una República que fue derrotada mediante la guerra por un ejército fascista integrado por militares, altos cargos eclesiásticos y monárquicos. Sí, monárquicos. Mientras que habrá gente que entienda que los monárquicos apoyaran a los sublevados (creyendo que le iban a devolver el poder a la monarquía), mucha gente no entendemos que los monárquicos apoyaran un golpe directo contra la democracia.
Volviendo a la actualidad, la República ha vuelto a cobrar una gran importancia, apoyado en parte por la monarquía. Apoyado en Urdangarín, en los escasísimos recortes en la corona, y, apoyado sobre todo en la justicia.
En la justicia de que el pueblo pueda elegir al Jefe de Estado, y no tenga que aguantar uno impuesto por la misma persona que destruyó la República a través de la guerra. En la justicia de que también una mujer pueda ser Jefa de Estado (esta norma la cambiaron hace unos años, sí. Pero para poder seguir con la monarquía, porque Felipe tiene dos hijas y ningún varón). En la justicia de poder echar a alguien que apoyó el golpe de Estado del 23F.
En la justicia de crear, como en la II República, un Estado laico y aconfesional, plena igualdad entre sexos, y que traiga medidas para favorecer a la mayoría, como también hicieron en la II República: creación de colegios por todo el país (13.000 en 2 años), Reforma Agraria con la expropiación de los grandes terratenientes, la Ley de Congregaciones por la que todos los bienes de la Iglesia pasan a ser públicos.
Salud y República.